Aprendiendo a través del arte, 2014

6 de junio, 2014 – 31 de agosto, 2014

Participantes

Artistas---LTA--2014
Ainhoa Ortells, Manu Muniategiandikoetxea, Naia del Castillo, Maider López, Jorge Rubio, Ibon Garagarza.

LOS COLEGIOS

25 escolares de 5º curso del CP Ignacio Aldekoa, de Astrabudua.
Profesora: Rosa Mª Almena.
Artista: Ibon Garagarza.
“Me lo he pasado muy bien con Ibon. Hemos hecho muchas cosas: el trabajo de las constelaciones, el de las flores... Y lo mejor fue ir al Museo Guggenheim Bilbao a ver las esculturas de Ernesto Neto y Richard Serra. Las obras de Ernesto Neto son muy buenas”.

9 escolares de 3er y 4º cursos del CP San Ignacio Eskola, de Getxo.
Profesora: Marian Antolín.
Artista: Ainhoa Ortellls.
“He sentido miedo al andar por dentro del laberinto de Richard Serra y al estar junto a la ‘araña’”.

23 escolares de 4º curso del CP Iruarteta, de Bilbao.
Profesora: Arantza Beascoechea.
Artista: Naia del Castillo
“Los niños también podemos hacer arte.”
“Hemos tenido suerte: hemos podido ver cómo trabaja un artista.”

23 escolares de 2º curso del CP Lezo, de Lezo.
Profesora: Mª José Ascunce.
Artista: Manu Muniategiandikoetxea.
“Nuestra escultura estará expuesta a partir del 6 de junio. Si queréis verla, id al Museo Guggenheim Bilbao; es muy bonita”.

25 escolares de 5º y 6º cursos del CP Karmengo Ama, de Trintxerpe-Pasaia.
Profesora: Kontxi Oiarzabal.
Artista: Maider López.
“El taller ha sido muy interesante. En él, hemos trabajado sobre todo la imaginación y hemos aprendido a convertir en manualidad lo que nos viene a la cabeza”.

10 escolares de 5º y 6º cursos de CP Labastida, Labastida.
Profesora: Itziar Belaustegi.
Artista: Jorge Rubio.
“Lo que más he apreciado de este proyecto es ir al Museo Guggenheim Bilbao. Allí, he conocido a varios artistas y lo que más me ha atraído han sido las obras de Ernesto Neto. El perro Puppy también me ha gustado mucho, porque es muy alegre y está lleno de colores”.

Ver ediciones anteriores

LOS ARTISTAS

Naia del Castillo

“Cada año, los artistas nos enfrentarnos a un reto diferente. Queremos que los propios alumnos protagonicen un descubrimiento intelectual, emocional y experiencial a través de la práctica artística. Para conseguir que se involucren con propuestas innovadoras y que hallen modos distintos de comprender la realidad y representarla artísticamente, la ayuda del profesor es vital. Gracias a los tres agentes — alumnos, docente y artista— se consiguen una colaboración y un diálogo enriquecedores y gratificantes”.

Ibon Garagarza

“Este programa, además de apoyar los temas curriculares y ofrecer un punto de vista diferente sobre los mismos, es una herramienta para despertar la curiosidad de los alumnos. Este año estoy muy contento, ya que los 25 compañeros y compañeras con los que he viajado por el universo han resultado ser muy curiosos. Este grupo grande y variopinto se unía mientras afrontábamos un ambicioso proyecto: explorar el universo y sus elementos”.

Maider López

“En el proyecto vinculamos colores y sentimientos. Decidir el código de color fue una tarea ardua, porque no todos opinamos lo mismo. Acordamos que rojo equivale a amor. Sin embargo, en el último momento, Oier levanta la mano y dice que rojo significa enfado y no amor. Unos cuantos le secundan y la clase se divide: amor frente a enfado. Me encanta cuando la clase toma una dinámica propia, más allá de lo planificado o esperado”.

Manu Muniategiandikoetxea

“El papel del artista es ayudar a tomar conciencia de lo que es arte, intentando que los niños vean con sus propios ojos y desarrollen la idea de lo que es o no es una expresión humana. En este proyecto quisimos que conocieran distintas culturas e identidades, acompañadas de disímiles entornos, paisajes y economías. Pero lo principal es lograr que se vean a sí mismos como parte de un gran conjunto donde cada uno de los individuos es fundamental”.

Ainhoa Ortells

“Los alumnos han trabajado la expresividad emocional y, a través del arte, han podido reflejar sus emociones más íntimas, tomando conciencia de ellas y descubriendo un mundo que desconocían, de una manera amable y cómoda. Con idea de reforzar los conceptos del yo y del nosotros, hemos realizado una ‘bandera’ de la clase, en la que cada símbolo individual tiene espacio y cada uno de nosotros tiene su lugar”.

Jorge Rubio

“Dicen que los maestros del teatro de sombras, además de revelar la sabiduría popular durante la representación, olvidaban quiénes eran para transformarse en marionetas inanimadas fundiéndose en la historia, improvisando respuestas. Así, una leyenda nunca era igual a otra. Estos alumnos también trabajaron con el teatro de sombras e, igual que el contador de cuentos, partieron de un guion. Pero las historias estaban por hacer y las moralejas por formar. De hecho, ¡ya están!, algunos ya las han visto, en clase, en casa, en el camino; cada uno compone la suya, no habrá ninguna igual”.

Ver ediciones anteriores

Patrocinada por

×