Aprendiendo a través del arte, 2015

23 de junio, 2015 – 20 de septiembre, 2015

Participantes

Artistas - LTA -2015
Ainhoa Ortells, Jorge Rubio, Naia del Castillo, Maider López, Iñaki Gracenea, Elssie Ansareo

LOS COLEGIOS

20 escolares de 2º curso del C.P. Otxarkoaga, de Bilbao.
Profesoras: Begoña Larrinaga y Aroa Goiri.
Artista: Elssie Ansareo.

“Me ha gustado mucho hacer arte. Me encanta hacer cosas con Elssie”.

Escolar del Colegio Otxarkoaga

20 escolares de 2º y 3º cursos del C.P. Birjinetxe, de Bilbao.
Profesora: María Jesús Martínez.
Artista: Naia del Castillo.
“Hemos aprendido a hacer cosas con materiales diferentes. Entre todos hemos construido un huevo gigante y muchos animales. Hemos aprendido que, trabajando entre todos y ayudándonos, salen cosas más bonitas. Hemos aprendido de nuestros errores y nos hemos dado cuenta de que, cuando hacemos tonterías, las cosas salen mal y todo el trabajo se puede estropear. Nos encanta trabajar con Naia porque lo pasamos muy bien”.

Escolares del Colegio Birjinetxe

“Comenzamos con mucha ilusión y ganas de conocer el proyecto, aunque no teníamos muy claras las ideas. Nuestra intención era trabajar la cohesión del grupo a través de un proyecto común. Durante las distintas sesiones los escolares se han mostrado interesados en el proyecto y han participado con entusiasmo en las actividades planteadas. A lo largo del proceso los alumnos se han mostrado orgullosos”.

Profesores del Colegio Birjinetxe

30 escolares de 5º curso del C.P. Kueto, de Sestao.
Profesoras: Luján Mejías y Desirée Fernández.
Artista: Jorge Rubio.

“Ir al museo ha sido muy bonito. Nuestros alumnos han aprendido mucho y han comenzado a valorar las obras de arte. Nos hemos encontrado muy a gusto y creemos que ha sido una buena experiencia”.

Profesores del Colegio Kueto

25 escolares de 4º curso del C.P. Arrateko Andramari, Eibar.
Profesora: Maite Rescalvo.
Artista: Maider López.
“Hemos estado muy a gusto con Maider López. Estaríamos encantados de repetir esta experiencia”.

Escolares del CP Arrateko Andramari de Eibar

29 escolares de 6º curso del C.P. Ramiro de Maeztu, de Oyón.
Profesores: Iñigo Beristain, Diana Oleagotia y Myriam Ruiz
Artista: Iñaki Gracenea.
“Lo que más me ha gustado es ir al Museo Guggenheim Bilbao y hacer unas piedras de escayola. La primera me salió mal; la segunda, también; y la tercera ya me salió genial, porque la hice con un amigo. En ese momento hubiera hecho otras cincuenta; me encanta”.

Alumna del Colegio Ramiro de Maeztu

“La experiencia ha sido muy positiva. En nuestro caso, ha supuesto que escolares de diferentes modelos lingüísticos convivan y trabajen conjuntamente para llevar a buen puerto el proyecto final. En este programa se resume muy bien lo que, en mi opinión, debería ser la Escuela: un lugar lleno de retos y experiencias divertidas e interesantes que contribuyan a la cohesión social y a la formación de personas con inquietudes, más iguales, más libres y más críticas”.

Profesor del Colegio Ramiro de Maeztu

20 escolares de 1º curso de C.P. Lamuza, Llodio.
Profesora: Itxaso Betes.
Artista: Ainhoa Ortells.
“Cuando fuimos al museo vimos obras bellas y originales; fue interesante. En la escuela nos lo hemos pasado genial creando y decorando ropa”.

Escolares del Colegio Lamuza

“Ha sido una experiencia enriquecedora. A los niños les ha parecido una manera muy agradable de trabajar los contenidos y por eso han estado completamente motivados. Además, todos han sentido que son capaces de crear algo bonito (la actitud de la artista ha sido muy importante) y eso ayuda mucho al fortalecimiento de la autoestima”.

Profesora del Colegio Lamuza

Ver ediciones anteriores

LOS ARTISTAS

Naia del Castillo

“Este año, los alumnos del colegio Birjinetxe han desarrollado un proyecto artístico de principio a fin. Entre ellos, sus profesores y yo, hemos elegido un tema sobre el que hemos estudiado y nos hemos informado, que ha sido la diferencia entre animales vivíparos y ovíparos. Nuestra reflexión plástica se ha centrado en su forma de gestación: en el vientre materno y en el huevo. La intención del profesorado en este proyecto era mejorar la cohesión del grupo, así como promover una actitud respetuosa y positiva hacia el trabajo propio y el de los demás.

Desde mi punto de vista, esta experiencia es importante porque los escolares no solo adquieren conocimientos sobre un tema curricular, sino que aprenden a utilizar nuevas herramientas y materiales, a ser perseverantes con una idea, a explorar su visión personal, a evaluar, a tomar riesgos, a observar sus errores, a trabajar en grupo, a valorar sus opiniones y a relacionarse con el arte contemporáneo.”

Iñaki Gracenea

“Este año hemos trabajado la idea del paisaje desde diferentes visiones. De lo macro a lo micro. Alejándonos de nuestro entorno para ver la inmensidad que nos rodea y acercándonos para no perdernos los pequeños matices. Hemos pintado vistas aéreas y hemos recogido pequeñas piedras. Vestigios de lo que nos envuelve y nos rodea, huellas que nos han permitido acercarnos a nuevas maneras de mirar y entender nuestro entorno, huellas que hemos traducido a través del arte. Hoy recuerdos, señales de que algo ha pasado, de nuestra presencia, de nuestros trazos en un paisaje en evolución constante.”

Ainhoa Ortells

“Este año hemos trabajado con las estaciones: hemos aprendido a diferenciar sus características principales, hemos observado y plasmado lo que cada estación genera en nuestro entorno y hemos examinado cómo cambiamos nuestra forma de vestir y nuestros accesorios. Al compararnos con la persona de al lado, hemos averiguado que hay diferentes modos de hacer frente a las particularidades de cada estación. Todo ello, utilizando el arte como herramienta educativa y de la mano de 20 niños de 6 y 7 años.

En la infancia, la imaginación no suele tener límites y la planificación sirve de poco, pero, aunque habrá quien lo considere como una señal negativa, en el mundo de la creatividad es en general algo enriquecedor. Nos lleva a los artistas a "jugar" con nuestra imaginación continuamente; en cierto modo, nos pone en el lugar de los niños y este juego creativo se convierte necesariamente en un trabajo en equipo. Todos estamos al mismo nivel, incluso los adultos o profesores, ya que para nosotros también surge la oportunidad de aprender.”

Elssie Ansareo

“Este curso hemos trabajado con un tema común a todos: los sentimientos. Hemos explorado qué sensaciones experimentamos con la alegría, el miedo, la sorpresa, la tristeza o el enfado. La elaboración del proyecto continúa cuando empezamos a relacionar los sentimientos con los colores y las formas, y abrimos así un sinfín de posibilidades, partiendo siempre de lo más pequeño, hasta descubrir que la unión de todos los elementos nos desvela un bosque repleto de emociones, que día a día crece, que siempre tendrá la posibilidad de cambiar, que está en continua evolución.

Este preciso tema, propio de la condición humana ocupa una parte importante de mi trabajo artístico, descubrir juntos nuevas maneras de vivirlo, de expresarlo me enriquece al mismo tiempo que da oportunidad de crear una pieza artística a todos los participantes, y de esta manera todas aprendemos.”

Maider López

“Seis cajas de colores distribuidas en el patio. De repente, una de las cajas se mueve; no estoy segura de si me lo ha parecido o si realmente se ha movido. Al rato, es la caja naranja la que se desplaza por sí sola atravesando el patio. Una imagen imposible y que nos provoca una sonrisa. Los escolares, metidos dentro de las cajas, siguen las instrucciones que sus compañeros les dan desde el exterior

Ha sido un año lleno de entusiasmo y descubrimientos, pero, si tuviera que hacer autocrítica, diría que hemos trabajado demasiado. Me propongo priorizar el descubrir, el escuchar y hablar, el estar y dejar espacio para que sucedan las cosas. Pero, al final del curso, me invade el afán de seguir el programa, priorizando el trabajo por encima de lo demás. Eso sí, Markel, Naia, Gorka, Meryem y todos los demás: cada vez os veo más, y espero haber dejado en vosotros el poso de un año en el que hemos aprendido conceptos acerca del color, la forma (y su relación con el espacio), el movimiento y las potencialidades de trabajar juntos.”

Jorge Rubio

“Debe de ser difícil entender como cada persona que ha existido y existe, es y será diferente a ninguna otra. Yo no lo hago. De la misma manera cada año, cada curso, cada tema, cada grupo, cada dibujo, cada línea posee una identidad que los hace únicos… Este año no podía ser de otra manera: los treinta artistas con los que he compartido experiencias en el colegio público de Kueto en Sestao no se han parecido a ningún otro, lo que les hace únicos.

Las posibilidades estéticas, los alfabetos expresivos, las representaciones gráficas, la captación y manipulación del entorno han sido cartas de nuestra baraja, con las que jugamos, las mezclamos y repartimos. "Aquí no pierde nadie, ni siquiera aquel al que no le interesa el juego. Porque, mientras los demás juegan, mira la partida y, al poco, corrige y, más tarde, ya entiende el juego. Hasta que queda un hueco (siempre queda) y pide cartas para poder jugar también. Si ese día no ha podido jugar, irá a casa y pensará en las jugadas que ha visto y en cómo podrían haberse hecho… Solo en estos casos, la ludopatía (como enajenación por el arte) podría estar bien vista.

Lo que se expone es una parte de lo realizado en el curso, pero creo que será mucho más importante lo que no hemos hecho, lo que queda por hacer, las ideas que han surgido a lo largo de los trabajos, las posibilidades que cada uno ha intuido, las que vendrán y el uso que den ellos a lo vivido. Hemos aprendido unas reglas, unos modos. Solo hay que ponerlas en práctica; cada uno verá cómo y dónde. Yo no puedo dejar de hacerlo, y cada día veo cosas diferentes, y llevo muchos días jugando a este juego.”

Ver ediciones anteriores

Patrocinada por

×

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies